Aunque con poca presencia en los medios, este mes se difundieron una serie de 30 documentos oficiales relacionados con la más grande masacre de la llamada “narcoguerra”, conflicto iniciado durante el sexenio de Felipe Calderón.

Esta colección de documentos de alto valor histórico pertenece a dependencias estadounidenses y fueron desclasificados a petición del National Security Archive, un repositorio de documentos hospedado en la George Washington University, bajo el amparo de una ley de transparencia conocida en inglés como The Freedom of Information Act.

Cabe destacar que el expediente elaborado por autoridades mexicanas sobre este mismo caso en que 72 migrantes fueron asesinados en agosto de 2010, permanece aún bajo reserva. De hecho, durante más de dos años el acceso a este expediente fue el centro de un proceso legal promovido por la sección México de la organización pro-transparencia Artículo 19. El caso llegó hasta la Suprema Corte de Justica de la Nación sin una resolución a favor del acceso a los datos sobre la masacre.

Para un resumen en español de los contenidos de los documentos desclasificados, es recomendable el articulo de Marcela Turati en la revista Proceso.

Por su parte, el The National Security Archive también resumió, en inglés, el contenido de los boletines, donde también se pueden leer y descargar los 30 documentos completos.

Algunos apuntes sobre los documentos

Documento de la DEA que traza la historia de Los Zetas de 2001 a 2009. Menciona la relación entre Los Zetas y Los Kaibiles, miembros de las fuerzas especiales de Guatemala:  http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB445/docs/20090700ca.PDF

Cable de The U.S. Department of Homeland Security con fecha de 25 de marzo de 2010 menciona conocimiento del uso de los llamados narco-retenes en las carreteras de Tamaulipas: http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB445/docs/20100325.pdf

Cable del consulado estadounidense en Matamoros con fecha de 26 agosto 2010 sobre la masacre de 72 migrantes en San Fernando. Incluye apuntes sobre el testimonio del único sobreviviente conocido de la masacre: http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB445/docs/20100826.pdf

Primer cable consular sobre el hallazgo de 1as fosas en San Fernando en abril de 2011. Indica que tenía información sobre un secuestro masivo de pasajeros de autobuses el mes previo al descubrimiento: http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB445/docs/20110406.pdf

Cinco cables desclasificados sobre las fosas en San Fernando:
1. http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB445/docs/20110406.pdf
2. http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB445/docs/20110408.pdf
3. http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB445/docs/20110415.pdf
4. http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB445/docs/20110420.pdf
5. http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB445/docs/20110429.pdf

Los cables de abril 2011 del Consulado de los Estados Unidos en Matamoros muestran el doble discurso del gobierno estatal y del gobierno federal en cuanto a la violencia en Tamaulipas, una línea oficial que se mantiene hasta la fecha.

Cable de la embajada estadounidense en México hace mención de denuncias que agentes del Instituto Nacional de Migración participan en los secuestros de migrantes en Tamaulipas, bajándoles de camiones para entregarlos a criminales: http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB445/docs/20110613.PDF

Un hilo constante en los documentos son las observaciones sobre presuntos nexos entre crimen organizado y policía municipales en Tamaulipas. Un cable en particular de la Embajada EEUU habla sobre las investigaciones contra tres ex-gobernadores de Tamaulipas y la defensa que han recibido por parte de su partido, el PRI: http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB445/docs/20120203.PDF

Documento de The Department of Homeland Security con fecha de 22 de mayo de 2012 sobre la disputa por Nuevo Laredo, con línea de tiempo de los eventos de más alto impacto: http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB445/docs/20120522.PDF

La historia que falta conocer

La dinámica de la llamada narcoguerra en Tamaulipas merece ser estudiada a profundidad, pero recibe poca atención nacional e internacional precisamente por ser una “zona de silencio” donde no existen garantías para el libre ejercicio de la prensa, ni garantías básicas de seguridad para la población en general. Por eso es tan relevante la desclasificación de documentos que pueden ayudar a armar el rompecabezas de una historia censurada.

Otra parte de la historia que falta por conocer es el paradero de los miles de desaparecidos en el estado y las identidades de un número desconocido de personas que han sido sepultados en las fosas clandestinas de los criminales y en las fosas comunes de los cementerios oficiales.

Cabe destacar otra investigación importante de Víctor Hugo Michel publicada recientemente a base de documentos obtenidos por solicitudes de información pública y pedidos directos a gobiernos estatales.

Siete estados no proporcionaron datos completos sobre cuerpos no identificados enviados a fosas comunes: Aguascalientes, Veracruz, Tamaulipas, Guerrero, Estado de México, Colima, y Chiapas.

¿Algún día exhumarán todas las fosas clandestinas en la zona de San Fernando? Se cortó la investigación no por falta de sitios señalados.

Según los cables desclasificados, el Consulado USA en Matamoros tenía conocimiento de “narcoretenes” en San Fernando desde mediados de 2010. Hay casos de pasajeros de autobuses reportados como desaparecidos en Tamaulipas desde 2010 también. Por ejemplo, los casos de jornaleros de San Luís Potosí.

También existe el caso de 10 hombres del pueblo costeño de Zapotengo, Oaxaca que desaparecieron en julio de 2010 en las carreteras entre Ciudad Victoria y Matamoros.

Una de las condiciones fundamentales para llevar a cabo una investigación forense seria y de gran escala es la voluntad política. Mientras las autoridades digan que “no pasa nada” en Tamaulipas, las ubicaciones de fosas clandestinas seguirán siendo secretos guardados.

Tagged with →  
Share →